¿Qué decide si ganas o pierdes en un casino móvil?

¿Alguna vez te has preguntado qué determina si ganas o pierdes en un giro de una máquina tragamonedas? ¿Qué es lo que te lleva a mermar el presupuesto o ganar una fuerte suma cantidad de golpe? ¿Existen realmente las buenas o malas rachas? ¿Se puede predecir cuándo una máquina tragamonedas va a entregar el siguiente gran premio para apostar acordemente?

También nosotros tuvimos esas mismas dudas cuando entramos a este alucinante mundo de los casinos en línea, y ahora nos toca responderlas para ti en este artículo.

Los algoritmos de una máquina tragamonedas

Tal como ya te podías haber imaginado luego de haber tenido una buena sesión en un casino, ninguna máquina tragamonedas funciona basada en el azar. Lo que controla si se gana o pierde es el RNG de la máquina, esto por sus siglas en inglés “Random Number Generator” y que en español significa: generador de números al azar; sí, bastante ingenioso, pero es lo que es, tal cual.

El servidor de la computadora que aloja el juego funciona con un RNG que determina en qué momento deben dejar de girar los carretes y qué símbolos son los que van a aparecer en la pantalla. Tal como su nombre lo dice, el RNG manda números al azar a los carretes.

Pero también hay otros factores que influyen en el resultado final del giro, tales como el porcentaje de pago predeterminado, o la variable de pago para las máquinas conectadas con el jackpot. También es común que en las slots que otorgan pagos más generosos se incorporen algoritmos especiales en vez de funcionar solamente con el RNG.

¿Existen realmente las buenas o malas rachas?

Ya vimos que no, que no existe suerte como tal en una máquina tragamonedas, pero debido a lo aleatorios que son los resultados en los giros, una parte de ganar o perder depende del porcentaje de pago de la máquina. Por ejemplo, si la tragamonedas tiene un porcentaje de pago de 95% es de esperarse que se gane esa misma cantidad luego de un rato de estar presionando el botón de girar.

Pero puede darse el caso de que antes de que la máquina se quede con ese 5% de ganancia de un par de buenos pagos, es en ese momento de “buena suerte” cuando se debe dejar de jugar en esa máquina e irse a otra diferente, porque de lo contrario el juego terminará recuperando su dinero y siempre hay que tener presente que la casa nunca pierde.

Un buen consejo que vamos a dar aquí y nadie más lo dice es el siguiente: previo a meterle dinero real a una máquina tragamonedas revisa el porcentaje de pago. Lo más común que es que los rangos oscilen entre el 85% y el 95%, lo cual se considera aceptable, pero existen muchos juegos, especialmente para móviles, que apenas tienen un porcentaje de 50%, lo cual es un robo descarado y quien se atreve a jugar ahí termina perdiendo su dinero en un abrir y cerrar de ojos.

¿Qué hacer de toda esta información?

Lo mejor es siempre tener presente que el objetivo del casino es que sus clientes depositen dinero y jueguen. Ellos saben que de vez cuando algún suertudo va a ganar, es parte del negocio, les sirve para que sigan motivados y le sigan echando dinero.

Los jugadores experimentados saben que cuando una máquina les da a un buen premio lo más seguro es que todo vaya cuesta abajo después de eso, por lo que es mejor huir con las ganancias y dejar al casino colgado. En el momento que puedas hacer eso, el poder resistir la tentación de “dos giros más y ya”, es cuando vas a saber que te estás convirtiendo en un experto.

Por último, recomendamos revisar siempre en cualquier casino en el que se decida apostar revisar los logotipos en la parte baja de la pantalla. Esas certificaciones que acreditan la calidad del software, aleatoriedad, juego justo, y regulaciones, son las que le dan credibilidad a un casino.